• Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Google Plus
  • Síguenos en Pinterest







    Lunes, 12 Agosto 2013 01:58

    Lenguas Indígenas en el Estado de Puebla

    Escrito por 
    Texto: Redacción Texto: Redacción Foto: Festival Cuaxochitl / Enrique Aguírre

    En Puebla la diversidad cultural es muy importante, de acuerdo con el último reporte del Consejo Estatal de Población (Coespo), en el estado existen más de 60 lenguas indígenas distribuidas a lo largo de todo el territorio.  

     

    En la lista del Coespo, las lenguas más reconocidas que aparecen son el Náhuatl, el Zapoteco y el Totonaco, sin embargo en esta misma lista aparecen lenguas que son muy poco habladas y por tanto poco conocidas, por ejemplo:

     

    -El Kekchi (1 hablante)

    -El Mame (1 hablante)

    -El Chatino (1 hablante)

    -Tecuate  (1 hablante)

    -Jacalteco (4 hablante)

     

    De acuerdo con la información recabada en el último Censo o Conteo Nacional de Población y Vivienda realizado por el INEGI, en Puebla habitan 617 mil 504 personas mayores de tres años que hablan alguna lengua indígena. Dicha cantidad equivale a uno de cada 10 poblanos, las cifras también apuntan que de ese 10 por ciento, 534 mil 631 también habla español, 63 mil 294 sólo puede comunicarse a través de su lengua nativa y en 19 mil 579 casos, no hay un registro específico.

     

    Las lenguas más habladas 

     

    El registro “Puebla: Población de 3 años y más que habla una lengua indígena por lengua”, detalla que el Náhuatl es la de mayor alcance, con 447 mil 797 hablantes (72. 51 por ciento de los registrados), la lengua Totonaca se ubica en el segundo sitio, con 106 mil 559 hablantes; el Popoloca, en tercero, con 16 mil 576; el Mazateco en cuarto, con 16 mil 45 y el Otomí en quinto, con ocho mil 934. El Mixteco se ubica en sexta posición, con ocho mil 288 hablantes; el Zapoteco en séptimo, con mil 585; el Cuicateco en octavo, con 515; el Chinanteco en noveno, con 378 y el Tlapaneco en décimo, con 362 hablantes.

     

    Fuente: Poblanerías

     




    Vivir en la ciudad significa llevar un ritmo acelerado y olvidarnos de disfrutar aquellos pequeños detalles que marcan la diferencia en cada uno de nuestros días, es por eso que de vez en vez, nos invade la idea de salir de fin de semana a algún paraje natural, para alejarnos del estrés